Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog
6 febrero 2011 7 06 /02 /febrero /2011 17:43

Documents No1Vivimos, desde hace diez años, un renacimiento del surrealismo, o, al menos, de una preocupación por el mito surrealista. En el año 2002, el Centro Pompidou en París presentó una monumental exposición sobre la "revolución surrealista", y la Tate ofreció su igualmente monumental Surrealismo: el deseo desencadenado. Tres años más tarde, el Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona mostró su propia versión con París y los surrealistas. Lo cierto es que dicho interés es ya completamente museístico, es decir, las instituciones y curadurías que están detrás de dicho "renacimiento", por más respeto que nos merezcan, son lo más alejado del espíritu utópico y subversivo que inspiró al movimiento, y su visión petrificada de la historia ha transformado el magma surrealista en un enorme archivo de perplejidades en aparente equilibrio. ¿Cómo recuperar algo de ese magma vivo que se desprendía de las interacciones de sus miembros? Me parece que solo en la espesura de los argumentos y de las visiones confrontadas podemos rescatar ese estremecimiento original. 

Para el caso de Georges Bataille, contamos ahora con la historia de la comunidad Acéphale de 1936 a 1939, en un libro que recoge los cinco números de la revista. En 2006 apareció, por su parte, Undercover Surrealism, la primera recopilación de Documents, la revista radical surrealista que Bataille editó en 1929 y 1930. El mismo 2006, se editaron en inglés los ensayos del propio Bataille sobre surrealismo, en especial las notas para la publicación del manifiesto "Un Cadavre" y "Surrealismo día a día", además de una tardía confrontación con los existencialistas. Por su parte, de Contre-Attaque, la organización antifascista que Bataille fundó en 1935 con otros escritores, pero al margen de las grandes corrientes ideológicas, podemos encontrar distintas posiciones y resoluciones en la red:

 

I. RESOLUCIÓN

 

 

1. Violentamente hostiles a toda tendencia, sea cual sea la forma que adopte, que capte la Revolución en beneficio de las ideas de nación o de patria, nos dirigimos a todos aquellos que, por todos los medios y sin reservas, se han resuelto a derribar la autoridad capitalista y sus instituciones políticas.

 

 

2. Decididos a obtener resultados y no a discutir, consideramos eliminado a cualquiera que sea incapaz de pasar a consideraciones realistas, al margen de toda fraseología política sin salida.

 

 

3. Afirmamos que el régimen actual debe ser atacado con una táctica renovada. La táctica tradicional de los movimientos revolucionarios no ha servido nunca más que aplicada a la liquidación de las autocracias. Aplicada a la lucha contra los regímenes democráticos, en dos ocasiones ha conducido al movimiento obrero al desastre. Nuestra tarea esencial, urgente, es la constitución de una doctrina que derive de las experiencias inmediatas. En las circunstancias históricas en las que vivimos, la incapacidad de extraer enseñanzas de la experiencia debe ser considerada como criminal.

 

 

4. Somos conscientes de que las condiciones actuales de la lucha exigirán de aquellos que han resuelto hacerse con el poder una violencia imperativa que no cederá ante ninguna otra; mas, por muy grande que pueda ser nuestra aversión por las diversas formas de la autoridad social, no retrocederemos ante esta ineluctable necesidad, del mismo modo que no retrocederemos ante todas aquellas que puedan imponernos las circunstancias de la acción que ahora emprendemos.

 

 

 

5. Decimos que, en la actualidad, el programa del Frente Popular, cuyos dirigentes accederán probablemente al poder en el marco de las instituciones burguesas, está condenado al fracaso. La constitución de un gobierno del pueblo, de una dirección de salud pública exige UNA INFLEXIBLE DICTADURA DEL PUEBLO ARMADO.

 

 

6. No es una insurrección informe la que se hará con el poder. Lo que hoy determina el destino social es la creación orgánica de una composición de fuerzas, disciplinada, fanática, capaz de ejercer, llegado el día, una autoridad inmisericorde. Dicha composición de fuerzas debe agrupar al conjunto de quienes no acepten la carrera hacia el abismo –hacia la ruina y la guerra- de una sociedad capitalista sin cerebro ni ojos; debe dirigirse a todos aquellos que no se sienten hechos para ser dirigidos por siervos y esclavos (1), que exigen vivir conforme a la violencia inmediata del ser humano, que se niegan a dejarse arrebatar cobardemente la riqueza material, creada por la colectividad, y la exaltación moral sin la cual la vida no será devuelta a la auténtica libertad.

 

 

¡MUERTE A TODOS LOS ESCLAVOS DEL CAPITALISMO!

 

 

 

II. POSICIÓN DE LA ÚNIÓN SOBRE PUNTOS ESENCIALES

 

 

 

 

7. CONTRE-ATTAQUE consta de marxistas y de no-marxistas. Ninguno de los puntos esenciales que se propone como tarea elaborar está en contradicción con los datos fundamentales del marxismo, a saber:

 

- la evolución del capitalismo hacia una contradicción destructiva;

- la socialización de los medios de producción como término del proceso histórico actual;

- la lucha de clases como factor histórico y como fuente de valores morales esenciales (2).

 

8. El desarrollo histórico de las sociedades se caracteriza desde hace veinte años por la formación de superestructuras sociales enteramente nuevas. Hasta fechas recientes, los movimientos sociales surgían únicamente con el objetivo de la liquidación de los viejos sistemas autocráticos. Las necesidades de dicha liquidación no exigían una ciencia de las formas de autoridad. Nosotros, sin embargo, nos encontramos en presencia de formas nuevas, que de golpe han ocupado el lugar principal en el juego político. Nos vemos llevados a anteponer la consigna de constituir una nueva estructura social. Afirmamos que el estudio de las superestructuras sociales debe convertirse hoy en día en la base de toda acción revolucionaria.

 

9. El hecho de que los medios de producción son propiedad de la colectividad de productores constituye, sin discusión, el fundamento del derecho social. Se encuentra aquí un principio jurídico que debe afirmarse como el principio constitutivo de toda sociedad no alienada.

 

10. Tenemos por cierto que la socialización no puede empezar por la reducción del nivel de vida de los burgueses al nivel de vida de los obreros. Se trata en este caso, no sólo de un principio esencial, sino de un método forzado por las circunstancias económicas. Las medidas que se imponen con urgencia deben calcularse, en efecto, con vistas a remediar la crisis y no a incrementarla por medio de una reducción del consumo. Las principales ramas de la industria pesada deben ser socializadas, pero el conjunto de los medios de producción no podrá ser devuelto a la colectividad más que después de un periodo de transición.

 

11. No nos impulsa ninguna hostilidad de asceta contra el bienestar de los burgueses. Lo que queremos es que ese bienestar lo compartan todos aquellos que lo han producido. En primer lugar, la intervención revolucionaria debe terminar con la impotencia económica; ella trae consigo la fuerza, el poder total, sin los cuales los hombres seguirían condenados a la producción desordenada, a la guerra y a la miseria.

 

12. Nuestra causa es la causa de los obreros y de los campesinos. Afirmamos como un principio el hecho de que los obreros y los campesinos constituyen el fundamento no sólo de toda riqueza material, sino de toda fuerza social. En cuanto a nosotros, intelectuales, lo que vemos es una organización social abyecta que cercena las posibilidades de desarrollo humano de los trabajadores de la tierra y de las fábricas. No dudamos en afirmar la necesidad de la pena de muerte para aquellos que asumen a la ligera la responsabilidad de semejante crimen. Sin embargo, no nos prestamos a esas tendencias demagógicas que dejan creer a los proletarios que su vida es la única buena y verdaderamente humana, y que todo aquello de lo que se ven privados es el mal. Al emplazarnos entre las filas de los obreros, nos dirigimos a sus más nobles y ambiciosas aspiraciones, que no pueden ser satisfechas en el marco de la sociedad actual. Nos dirigimos a su instinto de hombres que no inclinan la cabeza ante nada, a su libertad moral, a su violencia. Ha llegado la hora de comportarnos TODOS como amos y de destruir físicamente a los esclavos del capitalismo.

 

13. Constatamos que la reacción nacionalista ha sabido aprovecharse en otros países de las armas políticas creadas por el movimiento obrero; nosotros, por nuestra parte, pretendemos servirnos de las armas creadas por el fascismo, que ha sabido utilizar la fundamental aspiración de los hombres a la exaltación afectiva y al fanatismo. Pero afirmamos que la exaltación que debe ponerse al servicio del interés universal de los hombres debe ser infinitamente más grave y rompedora, de una grandeza por completo distinta de la de los nacionalismos, esclavos de la conservación social y de los intereses egoístas de las patrias.

 

14. Sin reserva alguna, la Revolución debe ser completamente agresiva, no puede ser más que completamente agresiva. La Revolución puede –y la historia de los siglos XIX y XX así lo muestra- ser desviada en provecho de las reivindicaciones agresivas de un nacionalismo oprimido; pero querer encerrarla en el marco nacional de un país dominador y colonialista tan sólo da pruebas de la deficiencia intelectual y de la timidez política de quienes emprenden tal camino. La Revolución elevará a los hombres por su profundo significado humano, por su significado universal, y no por una timorata concesión a su egoísmo, a su conservadurismo local. Todo aquello que justifica nuestra voluntad de alzarnos contra los esclavos que gobiernan interesa, sin distinción de color, a los hombres de toda la tierra.

 

Noviembre de 1935.

 

Pierre AIMERY, Georges AMBROSINO, Georges BATAILLE, BERNARD, Roger BLIN, Jacques-André BOIFFARD, André BRETON, Jacques BRUNIUS, Claude CAHUN, Louis CHAVANCE, Jacques CHAVY, René CHENON, Jean DAUTRY, Jean DELMAS, Henri DUBIEF, Jean DUVAL, Paul ELUARD, Jacques FISCHBEIN, Lucien FOULON, Reya GARBARG, Arthur HARFAUX, Maurice HEINE, Maurice HENRY, Georges HUGNET, Janine JANE, Marcel JEAN, Pierre KLOSSOWSKI, LORIS, Dora MAAR, Léo MALET, Suzanne MALHERBE, Georges MOUTON, Henri PASTOUREAU, Benjamin PÉRET, Gérmaine PONTABRIE, Robert PONTABRIE, Yves TANGUY, Robert VALANÇAY.

 

 

(1) Los de la Rocque, los Laval, los de Wendel.

(2) Añadimos que, en la medida en que los partidos que reivindican el marxismo se ven obligados a tomar, por consideraciones tácticas, y aunque sea de forma provisional, una actitud que los sitúa a remolque de la política burguesa, estamos en total desacuerdo con la dirección de dichos partidos.

 

 

Traducción de Diego Luis Sanromán.

Repost 0
Published by El conde Carlovski
Comenta este artículo
4 febrero 2011 5 04 /02 /febrero /2011 20:19

Acephale1.gifCómo explicar la desaparición de bordes definidos entre los extremos políticos que compiten por el poder? Cuáles son esos puntos de encuentro que diluyen las diferencias de fondo y mantienen las meramente formales? Qué es lo que hace que un grupo de ultraizquierda tome posiciones y adquiera características de un grupo de ultraderecha? Después de leer los ensayos de Georges Bataille sobre el fascismo (La estructura psicológica del fascismo y Proposiciones sobre el fascismo) estas preguntas deben encontrar respuesta más allá de la diferencia convencional entre izquierdas y derechas. Deben ser otros los mecanismos que en el fondo acerquen visiones del mundo tan contrapuestas. Mecanismos como los de 'red' y 'grupo' que ha estudiado la socióloga Mary Douglas, es decir, un mecanismo exterior a los grupos, pero que surja de su pura interacción y que los acerque o los aleje entre sí dependiendo del peso que cada grupo político le dé a su propia cohesión o a la capacidad de establecer nuevas alianzas con otros grupos. El propio Bataille, en el primer ensayo citado, buscaba alejarse de la explicación mecanicista del marxismo, en términos de infra y superestructuras, para ofrecer una perspectiva de la cohesión social con base en la homogeneidad y heterogeneidad de la misma. De acuerdo a Bataille, la dialéctica de la Ilustración promovió los valores e ideales de la sociedad homogénea: una visión totalizante del orden indiferenciado que reprime las fuerzas cósmicas de la irregularidad y el caos, de las que deriva casi todo lo que tiene importancia cultural. Para Bataille, entonces, había llegado el "tiempo de abandonar el mundo de lo civilizado y su luz". continúo mañana

Repost 0
Published by El conde Carlovski
Comenta este artículo
4 febrero 2011 5 04 /02 /febrero /2011 01:49

hospital 01

 

La locura alada mi locura

desgarra la inmensidad

y la inmensidad me desgarra

 

estoy solo

hombres ciegos leerán estas líneas

en interminables túneles

 

caigo en la inmensidad

que cae en sí misma

más negra que mi muerte

 

el sol es negro

la belleza de los seres es el fondo de las cuevas un grito

de la noche absoluta

 

lo que ama en la luz

el estremecimiento que la hiela

es el deseo de la noche

 

Georges Bataille

 

imagen: "Hospital" George Georgiou

Repost 0
Published by El conde Carlovski
Comenta este artículo
31 enero 2011 1 31 /01 /enero /2011 02:10

cruzhearfiield

 

Mil novecientos treinta y tres ¿Por qué tienes que hacer poesía?

Tierra de Promisión de la despedida,

¡oh, presentimiento de profundos abismos!

            

               *       *        *

 

No nos engañemos

nunca seremos buenos;

arrastrados de borrachera en borrachera,

vamos hacia la tortura y la sangre.

Amamos la pena de muerte,

con el látigo, la soga y los gritos;

con cincuenta valientes latigazos

libéranos las costillas y la columna vertebral.

El hierro del garrote

quiebra lentamente la nuca, 

y de la hirsuta barba del reo

cuelga la lengua azul.

Nuestro progreso tiene mucho que agradecer

a la juiciosa guillotina;

la silla eléctrica

que tortura sin hablar,

sirve para idéntico fin.

Los patíbulos de acero

para dos o cuatro personas

orgullo del ejército alemán,

se mueven sobre neumáticos de goma.

Las plumas diseñan en los tableros de dibujo

y nadie, nadie, siente temor.

La nueva cruz del Gólgota

hecha de tubos y enchufes,

se puede transportar, brillante, sobre ruedas,

exacta, para que la gente lo crea,

y luego los ingenieros

allí le atornillarán.

 

Hermann Broch

versión de María Ángeles Grau

imagen: John Heartfield

Repost 0
Published by El conde Carlovski
Comenta este artículo
29 enero 2011 6 29 /01 /enero /2011 17:15

bert-brecht.jpg1-Ya el mismo aspecto externo de este escritor delata al hijo pródigo de la burguesía. Una chaqueta proletaria de tono gris le cubre la camisa sin corbata, "mezcla de obrero y presidiario", de la que se apartan, indignadas, las personas finas de la literatura. Brecht personifica lo contrario de la majestuosidad de Stefan George, de la elegancia de Hofmannsthal, del embrujo de Rilke, de la diplomática elegancia de Thomas Mann.

 

2-Se trata del tipo de escritor que aparece a partir de 1920 en figuras como Joyce y Kafka, Döblin y Jahn, que vive de forma discreta y escribe dinamita. Sobre todo en Alemania, donde el gusto literario todavía se halla determinado ampliamente por el culto a Goethe, oficialmente no se tolera que tales escritores sean considerados como poetas. No se dejan colocar sobre pedestal alguno y personifican la "desmitologización" de la literatura.

 

3- La idea política y social del expresionismo encontró su máxima expresión literaria en el marxista Brecht. Su más profunda conmoción también estuvo originada por el horror ante la guerra y ante la mentalidad de la burguesía, que tenía la guerra sobre su conciencia. Prosiguió el expresionismo militante fascinado políticamente por la Revolución Rusa y artísticamente por Wedekind, Büchner y el joven Schiller. Desde un principio estaba lejos de toda destrucción de la lengua, puesto que precisaba la palabra como arma. Walter Munschg 

imagen:  Bertolt Brecht, Paris, 1937, por Josef Breitenbach

Repost 0
Published by El conde Carlovski
Comenta este artículo
28 enero 2011 5 28 /01 /enero /2011 18:45

     nazi3

Entre las estrategias más corrientes de interpretación del presente se encuentra la invocación del pasado. Lo que sostiene esa invocación no es solo el desacuerdo acerca de lo que sucedió, acerca de lo que realmente fue ese pasado, sino la incertidumbre acerca de si el pasado realmente lo es, si está concluido o si continúa vivo, quizá bajo formas distintas. Este problema alienta toda clase de discusiones acerca de la influencia, acerca de la culpa y los juicios, acerca de la realidad presente y las prioridades futuras.

imagen: el águila de la Wehrmacht se apodera de las avenidas de Berlín. 

 

Repost 0
Published by El conde Carlovski
Comenta este artículo
28 enero 2011 5 28 /01 /enero /2011 03:43

andremasson.jpg

 

1. “La organización más perfecta del Universo se puede llamar Dios.”[1] El fascismo, que recompone la sociedad a partir de elementos existentes, es la forma más cerrada de la organización, es decir, la existencia humana más cercana al Dios eterno.

 

En la revolución social (pero no en el estalinismo actual), la descomposición alcanza por el contrario su punto extremo.

 

La existencia se sitúa constantemente en las antípodas de dos posibilidades igualmente ilusorias: es “ewige Vergottung und Entgottung”, “una eterna integración que diviniza (que convierte en Dios) y una eterna desintegración que aniquila a Dios en ella misma”.

 

La estructura social destruida se recompone desarrollando lentamente en ella una aversión por la descomposición inicial.

 

La estructura social recompuesta “luego de un fascismo o de una revolución negadora”, paraliza el movimiento de la existencia, que exige una desintegración constante. Las grandes construcciones unitaristas no son más que los preámbulos de un desencadenamiento religioso que conducirá el movimiento de la vida más allá de la necesidad servil.

 

El encanto, en el sentido tóxico del término, de la exaltación nietzscheana proviene de que desintegra la vida llevándola al colmo de la voluntad de poder y de la ironía.

 

 

2. El carácter sucedáneo del individuo en relación con la comunidad es una de las raras evidencias que surgen de las investigaciones históricas. La persona toma prestados de la comunidad unitaria su forma y su ser. Las crisis más opuestas desembocaron ante nuestros ojos en la formación de comunidades unitarias semejantes: no había entonces allí ni enfermedad social ni regresión; las sociedades volvían a encontrar su modo de existencia fundamental, su estructura de todos los tiempos, tal como se había formado o reformado en las circunstancias económicas o históricas más diversas.

 

La protesta de los seres humanos contra una ley fundamental de su existencia sólo puede tener, evidentemente, una significación limitada. La democracia que descansa sobre un equilibrio precario entre las clases no es quizás otra cosa que una forma transitoria; no sólo trae consigo las grandezas sino también las pequeñeces de la descomposición.

 

La protesta contra el unitarismo no tiene lugar necesariamente en un sentido democrático. No está necesariamente hecha en nombre de un más acá; las posibilidades de la existencia humana pueden de ahora en más ser situadas más allá de la formación de sociedades monocéfalas.

 

 

3. Reconocer el corto alcance de la cólera democrática (en gran parte privada de sentido a partir del hecho de que los estalinismos la compartan) no significa en ninguna medida la aceptación de la comunidad unitaria. Estabilidad relativa y conformidad con la ley natural no confieren en ningún caso a una forma política la posibilidad de detener el movimiento de ruina y de creación de la historia, y todavía menos de satisfacer de una vez las exigencias de la vida. Todo lo contrario, la existencia social cerrada y ahogada está condenada a la condensación de fuerzas de explosión decisivas, lo cual no es realizable en el interior de una sociedad democrática. Pero sería un error grosero imaginar que un impulso explosivo tenga como única finalidad, e incluso simplemente como finalidad necesaria, la destrucción de la cabeza y de la estructura unitaria de una sociedad. La formación de una estructura nueva, de un “orden” que se desarrolle a través de la tierra entera y la someta, es el único acto liberador real y el único posible, porque la destrucción revolucionaria es seguida con regularidad por la reconstitución de la estructura social y de su cabeza.

 

 

4. La democracia reposa sobre una neutralización de los antagonismos relativamente débiles y libres; excluye toda condensación explosiva. La sociedad monocéfala resulta del libre juego de las leyes naturales del hombre, pero cada vez que es formación secundaria, representa una atrofia y una esterilidad de la existencia aplastantes.

 

La única sociedad repleta de vida y de fuerza, la única sociedad libre, es la sociedad bi o policéfala, que ofrece a los antagonismos fundamentales de la vida una salida explosiva constante, pero limitada a las formas más ricas.

 

La dualidad o la multiplicidad de las cabezas tiende a realizar en un mismo movimiento el carácter acéfalo de la existencia, porque el mismo principio de la cabeza es reducción a la unidad, reducción del mundo a Dios.

 

 

5. “La materia inorgánica es el seno materno. Ser liberado de la vida es convertirse en verdadero; es concluirse. El que comprendiera esto consideraría como una fiesta el hecho de volver al polvo insensible.”[2]

 

“Concederle igualmente la percepción al mundo inorgánico; una percepción absolutamente precisa, ¡allí reina la ‘verdad’! La incertidumbre y la ilusión comienzan con el mundo orgánico.”[3]

 

“Pérdida en toda especialización: la naturaleza sintética es la naturaleza superior. Ahora bien, toda vida orgánica es ya una especialización. El mundo inorgánico que se encuentra detrás de ella representa la mayor síntesis de fuerzas; por esta razón parece digno del mayor respeto. Allí el error, la limitación de perspectiva no existen.”[4]

 

De estos tres textos, el primero resume a Nietzsche y los otros dos forman parte de sus escritos póstumos. Revelan al mismo tiempo las condiciones de esplendor y de miseria de la existencia. Ser libre significa no ser función. Dejar que la vida se encierre en una función es dejar que la vida se castre. La cabeza, autoridad conciente o Dios, representa la unidad de las funciones serviles que se ofrece y se toma a sí misma como un fin, en consecuencia, es la que debe ser objeto de la aversión más profunda. Es limitar el alcance de esta aversión utilizarla solamente como el principio de lucha contra los sistemas políticos unitarios: pero se trata de un principio fuera del cual tal lucha no es más que una contradicción interior.

 

Imagen:  Ilustración de André Masson para la revista Acéphale 

 

 

[1] De La voluntad de poder.

[2] Véase Andler, Nietzsche, su vida y su pensamiento.

[3] En Obras póstumas.

[4] Ibidem.

Repost 0
Published by El conde Carlovski
Comenta este artículo
25 enero 2011 2 25 /01 /enero /2011 21:27

lewis-hine.jpgSi bien la promesa de cambio que a principios del siglo XX ofrecía el movimiento obrero ha quedado incumplida, y, más aún, ha evidenciado que fueron otros actores, como las capas técnicas y gerenciales de la llamada intelligentsia, los que realizaron las verdaderas transformaciones económicas, ideológicas y tecnológicas del mundo moderno. También es cierto que la cosificación del trabajo y de la conciencia de los trabajadores por esa misma ideología gerencial fue responsable indirectamente del fracaso del movimiento obrero organizado. Me explico, hoy día el mismo enfoque lukacsiano de la cosificación laboral se estudia en términos de habilidades, rutinas y trabajo creativo. A lo largo de casi un siglo que el llamado taylorismo (división científica del trabajo) ha despojado a los trabajadores  de su acervo de habilidades, reduciéndolos a realizar rutinas cerradas en sí mismas y desligando su conciencia (toma de desiciones, diríamos hoy) del proceso total de producción se consolidó otra fragmentación más sobre la masa trabajadora, aquella que separa sus intereses económicos (reivindicaciones laborales y salariales) de sus intereses políticos y sociales (reivindicaciones partidistas y civiles). La enseñanza para nuestro tiempo radica en el cuestionamiento de aquellos recursos que la razón analítica heredó al estudio del trabajo organizado (división de rutinas, separación física de los trabajadores, vigilancia permanente, control eficiente de los tiempos laborales) convirtiéndolos en valores "científicos" de la ingeniería laboral, valores en los que el propio Lenin creyó, por cierto. En este sentido, nada diferenciaba al socialismo real del capitalismo occidental 1. Y aquí descansa todo el peso de la crítica radical de Lukács: han sido las insuficiencias de la razón analítica, que opera aislando y fragmentando el proceso productivo, reduciendo la fuerza laboral a un mero engranaje de rutinas mecánicas, la que ha caracterizado la segunda fase del capitalismo "científico" o gerencial. El estudio actual en psicología de las habilidades muestra que, por el contrario, es la aplicación de una razón sintética, capaz de explicar propiedades emergentes de las interacciones laborales, la que resulta necesaria para instrumentar los cambios y la descosificación del trabajo. También la crítica de Lukács se adelantó por unos años a las propuestas de Georges Politzer (psicólogo marxista, húngaro, como Lukács, y fusilado en 1942 por los nazis acusado de participar en la resistencia francesa) de una psicología concreta que estudiase el trabajo humano como síntesis social e interactiva. De la descosificación de la conciencia a la visión lukacsiana del arte como autoconciencia de la evolución de la humanidad, así como de la crítica de los dos marxismos (uno de ellos el del propio Lukács) de Alvin W.Gouldner me ocupo mañana.

1- En palabras de Bataille:  En la sociedad industrial,en su origen, fundada sobre el primado y la autonomía de la mercancía -de la cosa- encontramos una voluntad contraria de colocar lo esencial -lo que horroriza y encanta en el temblor- fuera del mundo de la actividad, del mundo de las cosas. De cualquier forma que se exponga, esto no va en contra del hecho de que una sociedad capitalista, en general, reduce al humano a una cosa (en mercancía).

 imagen: Lewis Hine

Repost 0
Published by El conde Carlovski
Comenta este artículo
24 enero 2011 1 24 /01 /enero /2011 04:12

Grosz_Secret_Emperor.L.jpg

 

General, tu tanque es más fuerte que un coche. 

Arrasa un bosque y aplasta a cien hombres. 

Pero tiene un defecto: 

necesita un conductor. 

General, tu bombardero es poderoso. 

Vuela más rápido que la tormenta y carga más que un elefante. 

Pero tiene un defecto: 

necesita un piloto. 

General, el hombre es muy útil. 

Puede volar y puede matar. 

Pero tiene un defecto: 

puede pensar. 

 

Bertolt Brecht

 

imagen: George Grosz

Repost 0
Published by El conde Carlovski
Comenta este artículo
22 enero 2011 6 22 /01 /enero /2011 19:19

 5george lukacsQuizá la mejor manera de abordar el lugar de Georg Lukács en la confrontación teórica de las estéticas del siglo XX sea analizar su tránsito al marxismo en los textos que conforman Historia y Conciencia de Clase. El libro fue escrito en Viena pero publicado en Berlín en 1923, es decir, a solo cuatro años del asesinato de los líderes espartaquistas. Apareció bajo el sello de Malik Verlag, propiedad de Wieland Herzfelde, hermano de John Heartfield, y como él antiguo dadaista y miembro del partido comunista alemán (KPD). Malik Verlag había sido clausurada en 1918 pero con la ayuda de George Grosz y de otros simpatizantes del ala izquierda del dadaismo, y con el apoyo económico de Feliz Weil, los hermanos Herzfelde reorganizaron la editorial en 1919 y establecieron lazos con el partido comunista.

Como afirman Arato y Breines en El joven Lukács, la transformación del joven filósofo burgués (era hijo de una de las familias más acaudaladas de Europa central) en comunista revolucionario fue un hecho extraordinario para su época pero representativo de la radicalización política de los intelectuales de principios del siglo pasado. Años más tarde, el propio Lukács recordaba (a la vez que hacía una crítica de la amalgama sartreana de existencialismo y marxismo) este tránsito como un salto, dejando atrás las ciencias del espíritu y la crítica cultural, evitando cualquier hibridación con la nueva "ciencia". En realidad, el libro puede leerse como una teoría de la cosificación, y en este sentido se ve claramente su actualidad. Pero qué es la cosificación?

imagen: Gerorg Lukács en 1919, Budapest.



Repost 0
Published by El conde Carlovski
Comenta este artículo

  • : ENCUENTROS EN EL SUBSUELO
  • ENCUENTROS EN EL SUBSUELO
  • : ≈FRAGMENTOS DE UNA HISTORIA DEL SIGLO XX≈
  • Contacto

Recherche

dr. Fritz Kahn

nahuali - View my 'dr. Frtiz Kahn' set on Flickriver

Archivos

arqueología del saber

may4 leer

 

 jinete.jpg  leer

 

 

fordi.jpg lieer

 

 weimar1p-copia-2.jpg lieer

 

LONDON-1914.jpg leer

 

arte900.jpg  leer