Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog
8 septiembre 2011 4 08 /09 /septiembre /2011 01:53
Repost 0
Published by Carlos de Landa
Comenta este artículo
5 septiembre 2011 1 05 /09 /septiembre /2011 02:01

rev-mex1-marz.jpg

 

Como afirma John Marz en su libro Fotografiar la Historia (INAH 2010), la revolución mexicana fue uno de los acontecimientos históricos fotográficamente más documentados, en donde las distintas estrategias de comunicación hicieron de la fotografía un medio fundamental para expresar los compromisos políticos y las alianzas renovadas a lo largo de una lucha que fue de todo menos coherente y lineal. Así como la historia oficial quería presentar la revolución como una serie de luchas convergentes, de igual modo el 'mito Casasola' nos quería dar una versión distorsionada de la misma:

El libro empieza por corregir un concepto erróneo: que Agustín Víctor Casasola fue “El fotógrafo de la Revolución”; se podría decir que los Casasola monopolizaron la fotografía de la Revolución de la misma manera que el Partido Revolucionario Institucional (PRI) acaparó a la Revolución misma. Para poder producir una nueva historia, el libro deja atrás los mitos construidos por la familia Casasola con las múltiples historias gráficas que fueron publicadas por el Archivo Casasola durante muchos años, empezando en 1921. El archivo fue formado por Agustín V. Casasola de diversas maneras. Por un lado, adquirió otras colecciones, entre ellas la del periódico El Imparcial, que cerró en 1914, y la del fotoperiodista Gerónimo Hernández, quien dejó la fotografía para unirse a la lucha armada, y regaló su archivo a Agustín Víctor. Sin embargo, por el otro lado, Casasola evidentemente reprografió imágenes de otros fotógrafos publicadas en las revistas ilustradas, como esta foto de niños aterrados junto a su padre, un zapatista ejecutado en 1913, la imagen fue tomada por Samuel Tinoco y publicada en la revista ilustrada, Novedades, el 22 de enero de 1913 (ver figura 1). Según mis investigaciones, Abraham Lupercio y Antonio Garduño recibieron muchos más créditos por fotos durante la Revolución que Agustín Víctor y, fotoperiodistas como Ezequiel Álvarez Tostado, Eduardo Melhado y Samuel Tinoco, fueron mucho más reconocidos en los medios modernos. Así, es evidente que la Revolución Mexicana fue fotografiada por muchos fotógrafos y fotógrafas, entre ellos algunos extranjeros. 

Repost 0
Published by Carlos de Landa
Comenta este artículo
30 agosto 2011 2 30 /08 /agosto /2011 04:07

Por las tardes se llenan los otoñales bosques 
de mortíferas armas en las áureas praderas 
y los azules lagos, en tanto un sol 
funesto sobre ellos gira. Abraza la noche 
a los guerreros moribundos y al lamento feroz 
de sus desencajadas bocas. 
Silenciosamente los claros son cubiertos 
por rojas nubes, y un dios airado habita 
la derramada sangre bajo la frialdad lunar. 
Todas las rutas desembocan en negra podredumbre. 
Bajo el áureo ramaje de la noche y las estrellas 
vaga por el callado bosque la sombra de la hermana 
y saluda a las almas de los héroes y sus sangrantes cabezas, 
y en silencio suenan en los juncos las oscuras flautas del otoño. 
¡Oh, qué soberbio duelo! En los broncíneos altares 
la ardiente llama del espíritu alimenta hoy un tremendo 
dolor: 
los nietos no nacidos.

 

1914 (último poema escrito por Trakl)

versión: José Manuel Recillas

Repost 0
Published by Carlos de Landa
Comenta este artículo
29 agosto 2011 1 29 /08 /agosto /2011 20:02

 

LaTrincheraOrozcoSICDF

 

El muralismo mexicano surgió hace noventa años (1921) cuando Alvaro Obregón, caudillo de la revolución, se instala victorioso en la presidencia de la república e incorpora a José Vasconcelos en su equipo de trabajo. Vasconcelos emprende un amplio programa cultural en el que destaca el patrocinio de distintas manifestaciones de arte público. El arte mural es pensado entonces como parte de un proyecto global de educación popular, de una cruzada político-cultural, de 'un movimiento -según escribió Rivera en la revista Azulejos, en octubre de 1921- por la independencia espiritual de México'. Surge en medio de luchas encarnizadas por el poder, a dos años del asesinato de Emiliano Zapata, símbolo de esa revolución, y dos años antes del asesinato de Pancho Villa, el otro icono de la misma. El muralismo fue un movimiento pictórico más que una escuela, y sus propuestas representaron un verdadero aporte al pensamiento figurativo que en Europa había entrado en plena crisis, pero en México adquiría una gran vitalidad gracias a la exploración de métodos y técnicas ancestrales de distinta procedencia: por ejemplo, se alteraron considerablemente las dimensiones pictóricas y para los artistas eso significaba el reto de resolver roblemas de composición. Se crearon nuevos espacios, nuevas relaciones en la representación y nuevas estructuras para soportar la materia pictórica. Por otro lado, dicho movimiento se confrontó casi de inmediato con toda una avalancha de críticas y detractores, particularmente de las clases pudientes que despreciaban la temática social de los murales. Orozco relata en su Autobiografía  como mientras pintaba el mural La Trinchera, un grupo de señoras que organizaba una kermesse en el patio mayor, clavaba sobre la pintura adornos de la fiesta. Ni que decir del desdén de los estudiantes de la escuela nacional preparatoria o de la indiferencia de administraciones posteriores (como la de Calles) que transformaron en estacionamiento parte del palacio nacional donde había obra mural de gran valor. Continúo mañana, se avecina una tormenta al estilo Vasconcelos...  

imagen: La trinchera, José Clemente Orozco  

Repost 0
Published by Carlos de Landa
Comenta este artículo
23 agosto 2011 2 23 /08 /agosto /2011 20:43

(Final del poema Mi Hijo, Rusia)

 

¡Adiós, adiós, mi sol, adiós, conciencia mía!

¡Adiós, mi juventud, adiós, mi pequeñuelo!

Este adiós servirá de final a la historia

del ser más solitario entre los seres solos.

 

Tú quedas en tu exilio. Abandonado. Lejos

de la luz y del aire, en tu último dolor.

Nadie te cantará ni te despertará.

Y tendrás dieciocho años para siempre jamás.

 

Largos son los caminos para todos nosotros,

los caminos que cruzan los siglos y franquean

los verdes espolones de la costa, allá donde

brilla ese cráneo roto, enseñando los dientes.

 

Adiós. No hay ningún tren que venga de allá lejos.

Adiós. Ningún avión llega nunca hasta allá.

Adiós. Ningún milagro puede ocurrir aquí.

El sueño sólo es sueño. Es soñado y se esfuma.

 

Aun te veo en sueños, como un niño radiante

cuyos pequeños pies corrían por la tierra,

esa tierra en la cual tantos muertos descansan.

De este modo termina la historia de mi hijo.

 

versión de Agustí Bartra

 

Repost 0
Published by Carlos de Landa
Comenta este artículo
21 agosto 2011 7 21 /08 /agosto /2011 03:45
Repost 0
Published by Carlos de Landa
Comenta este artículo
20 agosto 2011 6 20 /08 /agosto /2011 23:40

Mercader_y_Carranc_.jpg

 

Si el primer atentado para asesinar a Trotsky fracasó fue porque el grupo de asalto de Siqueiros no estaba integrado por asesinos profesionales acostumbrados a lanzar ataques contra personas, afirma en sus memorias Pavel Sudoplatov. Stalin y Beria se enteraron del fracaso por la agencia de noticias Tass, estaban furibundos. En la siguiente reunión, Stalin continuaba persuadido de que la eliminación de Trotsky  provocaría el derrumbe total del movimiento. Otra de las redes clandestinas listas para actuar era encabezada por una aristócrata española llamada Caridad Mercader, cercana a los anarquistas catalanes. Su hijo mayor había muerto en combate y el segundo, Ramón, había luchado en un grupo guerrillero. Al concluir la guerra civil en España, Mercader y su madre se instalaron en París y se volvieron agentes de la Unión Soviética, reclutados por la NKVD. Ramón poseía un encanto personal al que sucumbió muy pronto Silvia Ageloff, que iba a ser secretaria de Trotsky. Su función era utilizar su relación con Silvia para intentar introducirse en el grupo que rodeaba a Trotsky. Actuaba como un hombre de negocios que apoyaba a Trotsky por mero caparicho y no porque creía en sus ideas. El plan era simular un nuevo asalto a la residencia para distraer a los guardias y así aprovechar el momento para que Ramón le disparase. Pero todo ocurrió de otra manera. Ramón actuó en solitario, simulando en su gabardina un piolet con el que golpeó a Trotsky en la cabeza.

Pavel Sudoplatov volvió a ver a Mercader en Moscú, en 1960. Al contrario de lo que se ha dicho sobre el asesinato, Ramón no cerró los ojos cuando asestó el golpe en la cabeza del lider ruso. Justo cuando Mercader iba a golpear, la víctima se movió, lo que desvió el golpe y debilitó el choque. Fue por eso que Trotsky logró gritar y pedir auxilio, en lugar de morir en el instante. Ramón estaba tan tenso que no logró apuñalar a su víctima, a pesar de tener una navaja. Al llegar la guardia de Trotsky uno de ellos lo golpeó con la culata de su pistola. Ante las autoridades policiacas Ramón mantuvo la versión de que había actuado por amor a Silvia, ya que Trotsky se había opuesto a su matrimonio. Para Pavel Sudoplatov, Mercader fue un verdadero revolucionario, orgulloso del papel que había tenido en la lucha, si bien se arrepintió de haber matado a Trotsky. Aquella ocasión citó un provervio ruso: "uno no escoge el tiempo de vivir ni de morir" y precisó: "yo solo agregaría que tampoco uno escoge el tiempo de matar"     

 

imagen: Ramón Mercader muestra a las autoridades mexicanas la forma en la que dio el golpe mortal a León Trotsky, el 20 de agosto de 1940.

Repost 0
Published by Carlos de Landa
Comenta este artículo
20 agosto 2011 6 20 /08 /agosto /2011 00:29

Trotsky.Rivera.Breton

 

Estos días he estado seleccionando artículos y reportajes de la revista Proceso, desde el número 7 hasta los más actuales. Son demasiados ejemplares y no puedo seguirlos guardando toda la vida, además ya existen en CD. Rescato para hoy el tema del asesinato de Leon Trotsky, un 20 de Agosto de 1940, en el barrio de Coyoacán, en la Ciudad de México, a manos de Ramón Mercader. El asunto ha vuelto ha cobrar actualidad, debido a la novela  El hombre que amaba a los perros, de Leonardo Padura. Además, en dos números de Proceso de 1994 (912 y 915) encuentro dos reportajes de Anne Marie Mergier, su corresponsal en París, sobre el espía ruso Pavel Sudoplatov.  ¿Qué tiene que ver esto con la historia del arte y las luchas políticas en el siglo XX?: mucho. Fue un pintor, Diego Rivera, quien recibió y hospedó a Trotsky en Coyoacán. Y fue otro pintor, David Alfaro Siqueiros, quien intentó matar a Trotsky sin conseguirlo, antes de Mercader. Pero además Trotsky, Bretón y Rivera redactaron un manifiesto ( Contra el fascismo y el estalinismo) que tuvo gran repercusión entre los críticos e historiadores de arte estadunidenses (varios de ellos trotskistas).

Así pues, regreso al tema del asesinato y su planeación. "Si eliminamos a Trotsky, todo peligro desaparecerá", dijo Stalin, y así empezó la historia del asesinato. Pero ¿a qué peligro se refería Stalin? ¿eran tan poderosos los trotskistas dentro y fuera de la Unión Soviética? Para Stalin, como para muchos comunistas, era intocable la unidad de la revolución, cualquier intento de fragmentarla, en plena guerra contra el fascismo, era considerado una traición. Recordemos que en 1940 fue fusilado el dramaturgo Meyerhold, acusado de trotskista (o de haber recibido favores del que fuera jefe del ejército rojo), y el principal proceso en Moscú iba dirigido contra los seguidores de Trotsky (en realidad, los fiscales nunca pudieron comprobar el supuesto complot trotskista para matar a Lenin, ni otros delitos, por lo que ellos mismos cayeron en desgracia). En sus memorias, tituladas: Misiones Especiales, Pavel Sudoplatov, narra su encuentro con Stalin y Beria, cuando se decidió crear tres equipos para matar a Trotsky. La idea era reclutar a agentes que no hubiesen estado involucrados en intentos previos para deshacerse de él. Uno de ellos era el equipo de Siqueiros, que pensaba tomar la casa de Trotsky por asalto. Así, el 23 de mayo de 1940, "un poco antes del alba, Sheldon Harte, guardaespaldas de Trotsky, estaba de guardia cuando Grigulevich tocó la puerta. Harte cometió un error fatal: entreabrió la puerta y el grupo de Siqueiros tomó la casa por asalto. Ametrallaron el cuarto donde se encontraba Trotsky, pero como disparaban detrás de una puerta cerrada -que no tuvieron el cuidado de abrir- pues no lograron dar en el blanco. Trotsky se salvó refugiándose debajo de la cama. Mataron a Harte porque conocía a Grigulevich y hubiera podido identificarnos. El incidente acabo con la detención de Siqueiros, lo cual nos dio una excelente cobertura para poder seguir con los esfuerzos de Grigulevich y Mercader, cada cual, por supuesto seguía ignorando la existencia del otro." 

De Mercader, escribo mañana...

Repost 0
Published by Carlos de Landa
Comenta este artículo
19 agosto 2011 5 19 /08 /agosto /2011 00:32
Repost 0
Published by Carlos de Landa
Comenta este artículo
15 agosto 2011 1 15 /08 /agosto /2011 23:22
Repost 0
Published by Carlos de Landa
Comenta este artículo

  • : ENCUENTROS EN EL SUBSUELO
  • ENCUENTROS EN EL SUBSUELO
  • : ≈FRAGMENTOS DE UNA HISTORIA DEL SIGLO XX≈
  • Contacto

Recherche

dr. Fritz Kahn

nahuali - View my 'dr. Frtiz Kahn' set on Flickriver

Archivos

arqueología del saber

may4 leer

 

 jinete.jpg  leer

 

 

fordi.jpg lieer

 

 weimar1p-copia-2.jpg lieer

 

LONDON-1914.jpg leer

 

arte900.jpg  leer