Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog
16 noviembre 2011 3 16 /11 /noviembre /2011 20:37
Repost 0
Published by Carlos de Landa
Comenta este artículo
16 noviembre 2011 3 16 /11 /noviembre /2011 20:24
Repost 0
Published by Carlos de Landa
Comenta este artículo
16 noviembre 2011 3 16 /11 /noviembre /2011 19:41

rumbo-a-gulag.jpg

 

EPILOGO

 

1

 

 

Ahora sé cómo se desvanecen los rostros,

Cómo bajo los párpados anida el terror,

Cómo el dolor traza en las mejillas

Rudas páginas cuneiformes,

Cómo unos rizos cenicientos y negros

Se tornan plateados de repente,

La sonrisa se marchita en los labios dóciles

Y en una risa seca tiembla el pavor.

Y no sólo por mí rezo,

Sino por quienes permanecieron allí conmigo,

En el frío feroz y en el infierno de Julio

Bajo el muro rojo y ciego.

 

 

2

 

 

De nuevo se acercó la hora del recuerdo.

Os veo, os oigo, os siento:

 

A aquella a la que a duras penas empujaron hacia la ventana,

A quien sus pies no pisan su tierra natal,

 

A la que agitando su bella cabeza

Dijo: “Vengo aquí, como si fuera a casa”

 

 

Quisiera llamar a todas por su nombre,

Pero confiscaron la lista y no se puede encontrar.

 

Para ellas he tejido un vasto sudario

Con las pobres palabras que les oí.

 

De ellas me acuerdo siempre, en todas partes.

No las olvidaré en una nueva desgracia.

 

Y si amordazaran mi atormentada garganta,

Por la que gritan cien millones de voces,

 

Que ellas también rueguen por mí

En la víspera del aniversario de mi muerte.

 

Y si alguna vez en este país

Deciden erigirme un monumento

 

Doy mi acuerdo a ese honor

Sólo a condición de que no lo erijan

 

Ni junto al mar, donde nací:

Se rompieron mis últimos lazos con él,

 

Ni en el parque de los Zares, junto al secreto tronco,

Donde una desconsolada sombra me busca

 

Sino aquí, donde permanecí en pie trescientas horas

Y donde me abrieron los cerrojos

 

Porque en la plácida muerte

Temo olvidar el fragor de los negros furgones,

 

Olvidar cómo chirriaba la odiada puerta

Y a la vieja que aullaba como una bestia herida.

 

Ojalá que de mis pesados párpados de bronce

fluyan las lágrimas como derretida nieve

 

Y que la paloma de la prisión arrulle a lo lejos

Y que silenciosamente naveguen los barcos por el Neva.

 

Marzo 1940.

Casa de Fontanka

 

 

imagen: prisioneros deportados rumbo al gulag. URSS, 1930's 

Repost 0
Published by Carlos de Landa
Comenta este artículo
16 noviembre 2011 3 16 /11 /noviembre /2011 16:20

deporta-stalin2.jpg

 

Apaciblemente fluye el Don apacible,

La luna amarilla entra en casa.

Entra con un gorro ladeado,

La luna amarilla ve una sombra.

 

Esta mujer está enferma,

Esta mujer está sola.

 

Su marido está en la tumba, su hijo, en la cárcel.

Rogad por mí.

 

3

 

No, no soy yo, sino otra quien sufre.

NO podría soportarlo. Que un velo

Negro cubra lo sucedido,

Y que se lleven las linternas...

Noche.

 

4

 

¡Si te hubiera mostrado a ti, la bromista,

Adorada por todos tus amigos,

La alegre pecadora de Zárskoe Seló,

Lo que sucedería con tu vida!

Cómo, entre trescientas mujeres, con un paquete,

Harías cola bajo Las Cruces

Y cómo con tus ardientes lágrimas,

Fundirías el hielo de Año Nuevo.

Allí silenciosamente los presos

Se abalanzan y cuántas vidas

Inocentes se consumen...

 

1938

 

5

 

Diecisiete meses hace que grito.

Te llamo a casa,

Me arrojé a los pies del verdugo,

Hijo mío, horror mío.

Todo se ha enturbiado para siempre

Y no puedo distinguir

Ahora quién es el animal, quién la persona,

Cuánto tiempo queda para la ejecución.

Y sólo hay flores cubiertas de polvo

Y el tintineo del incienso, y huellas

desde algún lugar a ninguna parte.

Y me mira fijamente a los ojos

Y me amenaza con una muerte cercana

Una inmensa estrella

 

6

 

Pasan pronto las semanas.

Lo que sucedió, no lo comprendo.

Cómo a ti, hijo, te contemplaron

Las noches blancas

7 en la cárcel.

Y cómo de nuevo te contemplan

con su ardiente ojo de gavilán.

Y de tu alta cruz,

Y de tu muerte, hablan.

 

 1939

 

7

 

LA SENTENCIA

 

Y cayó la palabra de piedra

Sobre mi pecho todavía vivo.

No importa. Estaba preparada.

De alguna manera me las apañaré.

Si no...El caluroso susurro del verano

Celebra su fiesta en mi ventana.

Hace tiempo que presentía

Este día luminoso y la casa vacía.

 

22 de Jun io de 1939

 

Casa de Fontanka

 

8

 

A LA MUERTE

 

Si has de venir ¿por qué no ahora?

Te espero. Me siento muy mal.

He apagado la luz y te he abierto la puerta

A ti, tan sencilla y asombrosa.

Toma para esto cualquier forma,

Irrumpe como granada arrojada,

O furtivamente, con una pesa, como un bandido experto.

O envenéname con el tufo del tifus.

O con un cuento inventado por ti,

Conocido por todos hasta la náusea,

Para que yo vea la punta del gorro azul

Y al portero, pálido de terror.

Todo me da igual ahora. Humea el Yenisei

Y resplandece la estrella polar,

Y el último horror vela

El brillo añil de los ojos amados.

 

19 de Agosto de 1939

Casa de Fontanka

 

 

9

 

Ya la locura cubre

con su ala la mitad de mi alma,

Y le ofrece su vino de fuego,

Y la imanta hacia el negro valle

He comprendido que debo

Cederle a ella la victoria

Oyendo mi propio delirio

Como si fuera ajeno.

Y no me dejará ella

Llevar nada conmigo

Por mucho que la suplique

O fatigue con mi plegaria:

Ni los terribles ojos de mi hijo,

Petrificados por el dolor,

 

Ni el día en que llegó la tormenta,

 

Ni la hora de la visita en la cárcel,

Ni la suave frescura de sus manos,

Ni la sombra temblorosa de los tilos,

Ni el lejano y ligero sonido

De las últimas palabras de consuelo.

 

4 de Mayo de 1940

Casa de Fontanka

 

10

CRUCIFIXIÓN

 

No llores por mí, Madre.

Estoy en el sepulcro

 

1

 

Un coro de ángeles glorificó esta hora grandiosa,

Y los cielos se fundieron en el fuego.

Al Padre dijo : “¿Por qué me has abandonado?”

Y a la Madre: “No llores por mí”.

 

1940

Casa de Fontanka

 

 

2

 

Magdalena palpitaba y sollozaba,

El amado discípulo se petrificaba,

Pero allí donde en silencio la Madre estaba

Nadie osaba mirar.

 

1943

Tashkent

 

NOTAS: link    

 

imagen: deportaciones masivas en Moscú, años 30's    

Repost 0
Published by Carlos de Landa
Comenta este artículo
16 noviembre 2011 3 16 /11 /noviembre /2011 04:17

CARNE ANNA

 

No, no estaba bajo un cielo extraño,

Ni bajo la protección de extrañas alas,

Estaba entonces con mi pueblo

Allí donde mi pueblo, por desgracia, estaba.

 

 

 

EN LUGAR DE PREFACIO

 

En los terribles años de Yezhov pasé diecisiete meses en las colas de las cárceles de

Leningrado. En una ocasión, alguien, de alguna manera, me reconoció. Entonces una

mujer de labios azules que estaba tras de mí, quien, por supuesto, nunca había oído mi

nombre, despertó del aturdimiento en que estábamos y me preguntó al oído (allí todas

hablábamos en voz muy baja):

- Y esto, ¿puede describirlo?

Y yo le dije:

- Puedo.

Entonces algo parecido a una sonrisa asomó por lo que antes había sido su rostro.

 

1 de abril de 1957

Leningrado

 

 

DEDICATORIA:

 

Ante esta desgracia se inclinan las montañas

Y no fluye el famoso río,

Pero son fuertes los cerrojos de la prisión

Y tras ellos están las “mazmorras de los presos”

Y una pena mortal.

Para algunos sopla suave la brisa,

Para algunos es una caricia el ocaso.

Nosotras no sabemos, somos las mismas por todas partes

Y sólo oímos el odioso chirrido de las llaves

Y los pesados pasos del soldado.

Nos levantábamos como para la misa del alba

Y caminábamos por la ciudad salvaje,

Y allí nos encontrábamos, casi sin aliento.

 

El sol estaba más bajo y el Neva más nublado,

Pero la esperanza canta siempre a lo lejos.

La sentencia... y de pronto brotan las lágrimas

Y ella se aleja ya de todas

Como si con dolor le arrancaran del corazón la vida,

Como si brutalmente la derribaran por la espalda.

Pero camina... se tambalea... va sola...

¿Dónde estarán ahora mis amigas a la fuerza,

Mis dos años furiosos?

¿Qué oirán en la tormenta de nieve siberiana?

¿Qué imaginarán en el círculo de la luna?

A ellas envío mi saludo de despedida.

 

Marzo 1940

 

PRÓLOGO

 

 

Eso sucedió cuando sólo sonreía

El muerto, contento de su paz

Y como un apéndice inútil, Leningrado

Pendía de sus cárceles.

Cuando, locos de dolor,

Caminaban en tropel los condenados,

Y los silbidos de las locomotoras

 

Cantaban cortas canciones de despedida.

Las estrellas de la muerte se erguían sobre nosotros

Y la inocente Rusia se retorcía

Bajo unas botas manchadas de sangre

Y ba jo las ruedas de los negros furgones

Te llevaron al alba, 

Y fui tras de ti como en un entierro.

 

 En el ático oscuro lloraban los niños,

Y ante la imagen sagrada se derretía la vela.

En tus labios estaba el frío del icono

Y un sudor mortal en tus cejas...¡NO lo olvidaré!

Como las viudas de los Streltsy

Aullaré bajo las torres del Kremlin.

 

1935

 

NOTASlink

Repost 0
Published by Carlos de Landa
Comenta este artículo
15 noviembre 2011 2 15 /11 /noviembre /2011 20:49

 

 

 

Tres moricas me enamoran 
en Jaén: 
Axa y Fátima y Marién.

Tres moricas tan garridas 
iban a coger olivas, 
y hallábanlas cogidas 
en Jaén: 
Axa y Fátima y Marién.

Y hallábanlas cogidas 
y tornaban desmaídas 
y las colores perdidas 
en Jaén: 
Axa y Fátima y Marién.

Tres moricas tan lozanas 
iban a coger manzanas 
y hallábanlas tomadas 
en Jaén: 
Axa y Fátima y Marién.

Díjeles: ¿Quién sois, señoras, 
de mi vida robadoras? 
Cristianas que éramos moras 
en Jaén: 
Axa y Fátima y Marién.

 

 

(Juan del Encina, siglo XV. Armonización y recopilación Federico García Lorcares moricas mTres 

Repost 0
Published by Carlos de Landa
Comenta este artículo
14 noviembre 2011 1 14 /11 /noviembre /2011 21:19

 

La Habana se dibuja, crece, se define, sobre el cielo luminoso del atardecer. Y con esta visión se precisa, extiende y profundiza, se afirman los valores eminentemente espectaculares de la ciudad... La entrada de su puerto parece obra de un habilísimo escenógrafo. Como en Brujas, donde un arquitecto ha tenido la genial idea de instalar la estación de ferrocarril en una catedral gótica, el turista se encuentra con una visión que no defrauda sus ilusiones rómanticas, la de los castillos coloniales, con fosos y atalayas, que son una materialización tangible de imágenes impuestas a su espíritu por la lectura de novelas o relatos históricos. La Habana es, además, de todos los puertos que conozco, el único que ofrezca tan exacta sensación de que el barco, al llegar, penetra dentro de la ciudad. Alejo Carpentier 

Repost 0
Published by Carlos de Landa
Comenta este artículo
14 noviembre 2011 1 14 /11 /noviembre /2011 03:00
Repost 0
Published by Carlos de Landa
Comenta este artículo
13 noviembre 2011 7 13 /11 /noviembre /2011 20:15

207005.jpg

 

El hombre de estos campos que incendia los pinares
y su despojo aguarda como botín de guerra,
antaño hubo raído los negros encinares,
talado los robustos robledos de la sierra.

Hoy ve sus pobres hijos huyendo de sus lares;
la tempestad llevarse los limos de la tierra
por los sagrados ríos hacia los anchos mares;
y en páramos malditos trabaja, sufre y yerra.

Es hijo de una estirpe de rudos caminantes,
pastores que conducen sus hordas de merinos
a Extremadura fértil, rebaños trashumantes
que mancha el polvo y dora el sol de los caminos.

Pequeño, ágil, sufrido, los ojos de hombre astuto,
hundidos, recelosos, movibles; y trazadas
cual arco de ballesta, en el semblante enjuto
de pòmulos salientes, las cejas muy pobladas.

Abunda el hombre malo del campo y de la aldea,
capaz de insanos vicios y crímenes bestiales,
que bajo el pardo sayo esconde un alma fea,
esclava de los siete pecados capitales.

Los ojos siempre turbios de envidia o de tristeza,
guarda su presa y llora la que el vecino alcanza;
ni para su infortunio ni goza su riqueza;
le hieren y acongojan fortuna y malandanza.

El numen de estos campos es sanguinario y fiero:
al declinar la tarde, sobre el remoto alcor,
veréis agigantarse la forma de un arquero,
la forma de un inmenso centauro flechador.

Veréis llanuras bélicas y páramos de asceta
—no fue por estos campos el bíblico jardín—;
son tierras para el águila, un trozo de planeta
por donde cruza errante la sombra de Caín.

 

imagen: José Gausachs, 1935

Repost 0
Published by Carlos de Landa
Comenta este artículo
13 noviembre 2011 7 13 /11 /noviembre /2011 03:30

Repost 0
Published by Carlos de Landa
Comenta este artículo

  • : ENCUENTROS EN EL SUBSUELO
  • ENCUENTROS EN EL SUBSUELO
  • : ≈FRAGMENTOS DE UNA HISTORIA DEL SIGLO XX≈
  • Contacto

Recherche

dr. Fritz Kahn

nahuali - View my 'dr. Frtiz Kahn' set on Flickriver

Archivos

arqueología del saber

may4 leer

 

 jinete.jpg  leer

 

 

fordi.jpg lieer

 

 weimar1p-copia-2.jpg lieer

 

LONDON-1914.jpg leer

 

arte900.jpg  leer