Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
22 agosto 2012 3 22 /08 /agosto /2012 18:24

va020944.jpg

 

Frances FitzGerald apuntaba en El Lago en Llamas que la guerra de Vietnam provocó una fractura en la sociedad estadunidense de tal magnitud que por sí misma anuló toda posibilidad de triunfo sobre el enemigo o una salida digna del conflicto. Fueron muy pocos los que al dar inicio el enfrentamiento vislumbraron un conflicto que duraría una década y generaría una reacción tan firme de parte del pueblo invadido. Al hacer un análisis comparativo de las obras de Frances FitzGerald y Douglas Pike busco establecer un criterio para comprender la mentalidad norteamericana en el periodo de la guerra fría, más que analizar la problemática de la guerra de Vietnam en sí. Como todo lo que escribo busco hacer un comentario a las imágenes que voy rescatando de distintos sitios en la red.

 

black-main.jpg

 

Al ir a Vietnam, señala FitzGerald, los Estados Unidos no sólo se trasladaban a una época histórica diferente, sino que se sumergían en un mundo cualitativamente distinto al suyo: "Vietnam, cultural y geográficamente, se encuentra en las antípodas de los Estados Unidos. Muchos de los norteamericanos allí destacados aprendieron a hablar vietnamés, pero la lengua solo les proporcionó un leve indicio de la gramática intelectual básica subyacente. En cierta forma, la correspondencia entre estos dos mundos no era mayor que la que existe entre las atmósferas del mar y de la tierra. No había traducción literal, nada que se pudiera expresar con la simple ecuación: x=y y a equivale a b. Para descubrir lo que era común  a ambos, tanto vietnamitas como norteamericanos tendrían que haber recreado el mundo que rodeaba al otro, la totalidad del panorama intelectual correspondiente a cada uno de ellos. Este esfuerzo de comprensión sería apenas el paso inicial, el que revelaría los problemas más profundos que jaloneaban el enfrentamiento. Forzaría a los dos países a reconsiderar el problema moral, a sopesar cuáles de esos valores eran inherentes y cuáles pertenecían exclusivamente a una etapa de desarrollo. Les permitiría comprender que los procesos de cambio de una sociedad son acontecimientos delicados y misteriosos y que la introducción de lo extraño y lo nuevo puede tener derivaciones vastas e imprevisibles. Ambos pueblos podrían, por último, verse obligados a dirigir su mirada hacia su propia sociedad, pues el contraste constituye la esencia misma de la visión." 

 

soldier-on-a-routine-operation-in-Quang-Ngai--Vietnam--1967.jpg

 

Escrito en la década de los setentas, el libro de FitzGerald se caracteriza por enfatizar las diferencias y menos por establecer los puentes interpretativos entre ambas culturas. Por ejemplo, olvida la influencia francesa en Indochina y menosprecia a la clase intelectual vietnamita que estudió en París, después de la Segunda Guerra Mundial: "La concepción del tiempo y del espacio del pueblo vietnamita es, con respecto a la del pueblo norteamericano, como la imagen invertida que da un espejo; la idea de emulación , de inventiva y de cambio es absolutamente nueva para los vietnamitas. Hasta la conquista francesa, en el siglo XIX, los vietnamitas practicaban una tecnología milenaria... Vivieron bajo la poderosa garra china, y el comprar y mantener su independencia les costó un altísimo precio de sangre. A lo largo de su historia, debieron reconocer la preponderancia del gran Reino Medio como factor de poder y como centro y eje de cultura. Los vietnamitas sabían cuál era el lugar que les correspondía bajo el sol y lo resguardaban celosamente."

El comportamiento de las élites militares y políticas de los Estados Unidos le resultaba a la autora de El Lago en Llamas un fenómeno más familiar, quizás por ser hija de un alto funcionario de la CIA: "André Malraux decía, en sus Antimemoires, que hallaba muy instructivo cuando se encontraba frente a un general, despojarlo mentalmente de su uniforme militar y vestirlo con ropas de civil. En el caso de Westmoreland, el desvestirlo mentalmente hubiera sido muy útil, pues en Vietnam los norteamericanos se inclinaban a considerarlo como un hombre por encima de toda alabanza o censura, el comandante por excelencia." FitzGerald describe a esta élite como si fuesen seres llegados de otro planeta; su preocupación fundamental no era el pueblo de Vietnam, del que poco sabían, sino se limitaba a detener la expansión del bloque comunista y a prevenir en el futuro"las guerras de liberación nacional" que surgieran en cualquier rincón del planeta. Su cercanía con el poder le permitió darse cuenta de la espiral descendente en la que se encontraban las fuerzas armadas y como los falsos mitos democráticos, como unas elecciones en medio de la guerra, solo llevarían a mantener malos títeres en el poder. A su vez, la expansión de la guerra atrajo a más periodistas a Vietnam, ya en 1966 había 500 corresponsales extranjeros acreditados. Dos de estos periodistas fueron Douglas Pike y Wilfred Burchett, de ellos me ocupo mañana.  

ogden-homecoming.jpg

 


Compartir este post

Repost 0
Published by Carlos de Landa
Comenta este artículo

Comentarios

  • : ENCUENTROS EN EL SUBSUELO
  • ENCUENTROS EN EL SUBSUELO
  • : ≈FRAGMENTOS DE UNA HISTORIA DEL SIGLO XX≈
  • Contacto

Recherche

dr. Fritz Kahn

nahuali - View my 'dr. Frtiz Kahn' set on Flickriver

Archivos

arqueología del saber

may4 leer

 

 jinete.jpg  leer

 

 

fordi.jpg lieer

 

 weimar1p-copia-2.jpg lieer

 

LONDON-1914.jpg leer

 

arte900.jpg  leer