Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
30 septiembre 2012 7 30 /09 /septiembre /2012 18:27

children

 

Decía Jules Henry, en La Cultura contra el Hombre, que en la sociedad moderna la producción de niños se convirtió en una empresa privada: 'todo el mundo se lanza al negocio de los bebés tan pronto se casa. Produce sus propios bebés; son suyos; solo él tiene derecho a decir la última palabra en su crianza; no se le pueden quitar sin proceso judicial; solo a él le corresponde la responsabilidad de su mantenimiento y protección. Tiene derecho a ampliar su producción de bebés indefinidamente y de reducirla cuando lo desee. Mientras cuide a sus hijos pequeños, el mundo exterior no tiene derecho a pisar su umbral, a decir ni sí ni no acerca de lo que le haga a sus hijos. En  la soledad de la propia casa, al abrigo de las miradas críticas puede uno ser todo lo irracional que quiera con sus hijos, mientras un daño grave no atraiga la atención de la policía. Lo anterior forma parte del capítulo titulado Los caminos de la locura, y fue redactado hacia 1959, mientras Henry observaba el comportamiento, ya no de niños autistas, sino de padres de niños psicóticos interactuando con los hijos normalesEn otras palabras, tenemos hijos psicóticos producto de padres detonadores de psicosis. La obra de Henry es contemporánea de la de Margaret Mahler: Simbiosis Humana. Incluso ambas estudian casos dentro de una región común: el estado de Nueva York. Al confrontar la obra de Henry con las de Bettelheim y Mahler encontramos una conclusión semejante acerca de la violencia paterna como detonador de la psicosis infantil. A conclusiones similares llegan el psicohistoriador Lloyd de Mause en su Historia de la Infancia, y el psicoanalista Morton Schatzman en su libro El asesinato del alma: La persecución del niño en la sociedad autoritaria, sobre la personalidad psicótica de Schreber. Habría que agregar que en aquella época (años cincuenta del siglo pasado) daban inicio los estudios sobre neuroquímica de los trastornos de la personalidad, así como los de la genética de la esquizofrenia, lo cual nos regresa a la confrontación (“nature versus nurture” ) que sacudió la labor terapeútica de Bruno Bettelheim. 

También para Mahler la relación simbiótica madre-hijo es crucial en la formación de la personalidad psicótica. Para muchas madres en nuestra cultura no es fácil abandonar su conducta posesiva simbiótica, en lugar de darle apoyo al niño en un nivel verbal y emocional más alto, lo cual genera ( combinado con el fracaso continuado de la madre de proteger al bebé) retraso en el desarrollo del niño. Por lo tanto los siguientes dieciocho meses de vida son un periodo de vulnerabilidad. Es el tiempo en el que la autoestima del niño puede desinflarse abruptamente. La identidad del niño puede mostrar, como en un espejo distorsionado, las actitudes maternales no integradas de la madre, los rasgos esquizoides de su personalidad. La individuación defectuosa del niño representa para Mahler el trastorno central de la psicosis humana. Al infante psicótico parece faltarle o fracasa en la adquisición, en la más temprana edad, de la capacidad de percibir, lo cual genera la subsecuente incapacidad para internalizar la representación del objeto materno para su polarización. Sin esto no ocurre la diferenciación del ser, de la fusión y confusión simbióticas con el objeto parcial.

La historia de la infancia de Lloyd de Mause y Schatzman, entre otros, relaciona acertadamente el maltrato infantil con la psicosis, pero dicha psicohistoria (al igual que la antropología psicológica de Jules Henry) no alcanza a percibir el contexto más amplio y temprano donde las relaciones de afecto madre-hijo son cruciales, como lo muestra Margaret Mahler. Con todo, una historia de la infancia en el siglo XX debría abarcar asimismo este cambio epistemológico aportado por el psicoanálisis infantil a la comprensión del fenómeno de la psicosis y de la infancia en general, además claro de la historia de las instituciones que participaron en dicho cambio. El siglo XX fue también el siglo del descubrimiento del niño, de su personalidad, desarrollo, creatividad, etc. Otros nombres como Melanie Klein, Erik Erikson, Donald Winnicott, Jean Piaget, están asociados a ese descubrimiento fundamental, y de ellos comento en las siguientes entregas.

Compartir este post

Repost 0
Published by Carlos de Landa
Comenta este artículo

Comentarios

  • : ENCUENTROS EN EL SUBSUELO
  • ENCUENTROS EN EL SUBSUELO
  • : ≈FRAGMENTOS DE UNA HISTORIA DEL SIGLO XX≈
  • Contacto

Recherche

dr. Fritz Kahn

nahuali - View my 'dr. Frtiz Kahn' set on Flickriver

Archivos

arqueología del saber

may4 leer

 

 jinete.jpg  leer

 

 

fordi.jpg lieer

 

 weimar1p-copia-2.jpg lieer

 

LONDON-1914.jpg leer

 

arte900.jpg  leer