Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
8 junio 2012 5 08 /06 /junio /2012 18:38

umberto-saba-en-su-libreria-copia-1.jpg

 

Los lugares simbólicos de su natal Trieste han sido una fuente de atracción –fuego y aire– para Stelio Vinci, que a mediados de los años noventa nos dio un bellísimo libro iconográfico del Caffè San Marco, centro de la vida triestina, del cual, por cierto, Claudio Magris escribió una deliciosa crónica-ensayo que abre su libro Microcosmos. Ahora, Stelio Vinci, teniendo como coautora a su esposa (Elena Bizjak Vinci), nos entrega La librería del poeta, que la editorial Hammerle publicó en Trieste en febrero de este 2008, donde se estudia otro lugar altamente simbólico de la intelectualidad triestina: la Libreria Antica e Moderna Umberto Saba, a la que luego se le cambia el nombre por Libreria Antiquaria Umberto Saba, propiedad del poeta, la cual, nos dicen los Vinci, ”no ha sufrido sustanciales modificaciones y refleja fielmente un tiempo y un hombre”. Salvo un intervalo de cuatro años (1943-1947) en que, por las leyes raciales, tuvo que refugiarse en Florencia, Roma y Milán, Saba siempre estuvo al frente de la librería como propietario o copropietario. A la librería la llamaba suantro oscuro.

En el catálogo de 1948 (Saba mismo hizo, si no me equivoco, cosa de ciento cincuenta), contaba que debía haber empezado a redactar la Historia de una librería, pero no le había sido dable cumplir la promesa. No perdía las esperanzas. “Una despedida –sin rencor– de una vida que no ha sido breve ni fácil, una buena mitad de la cual ha transcurrido para mí en la Bodega de San Nicolò.” Los catálogos son considerados ahora reliquias únicas.

En 1904, quince años antes de la compra, Joyce había llegado a la multiétnica Trieste, donde el italiano, el dialecto triestino-veneciano, el alemán, el esloveno, el griego, eran como un rumor de avispero en las calles. Trieste entonces era la joya marina del Imperio Austrohúngaro. Joyce se alojó primero en Pïazza Ponterosso 3, y luego en Via San Niccolò 30, donde estaría después la librería del poeta, pero no en el mismo edificio. Al que llegó Joyce se demolió en 1906. Al comprarla, Umberto Poli, que tuvo como nombre literario Umberto Saba, y usó alguna vez como seudónimo el de Umberto Montereale, nunca imaginó que se volvería uno de los lugares más emblemáticos de la scontrosa Trieste

 

trieste.jpg

 

Los Vinci hacen notar que Saba, sabiéndose desde el principio aconsejar por libreros y amigos, rápidamente aprendió el oficio. Hasta 1924 tuvo numerosas ayudantes que, sin embargo, le duraban lo que el vuelo de una abeja. Tres de ellas aparecen mencionadas o aludidas en sus poemas: la primera, Paolina, otra, Margherita, la tercera, una joven bella y elegante, Giulia Morpurgo, a quien le dedicó el autógrafo de La amorosa spina, de la cual muy seguramente se enamoró, pero que renunció al puesto en la librería ante el acoso del quarantenne casado. Desde 1924 prescindió de las jóvenes dependientas porque, según escribió en una carta a su amigo Aldo Fortuna de una manera no muy elegante ni amable, “era impensable dejar el negocio en manos de esas estúpidas”.

En ese 1924 tomó como ayudante a Carlo Cerne, el famoso Carletto, un joven de lo más bueno y capaz, que sería su segundo casi toda la vida, después copropietario, y un año después de la muerte de Saba, propietario. Fue el hombre en quien el poeta quizá más confió, y el hombre que protegió los intereses del poeta en la librería en los años de pesadilla de 1943 a 1947 cuando estuvo fuera de Trieste. En tiempos de Saba la librería llegó a contar con 28 mil volúmenes.

Funcionó la librería asimismo como pequeñísima editorial, publicando cinco libros, tres de ellos del propio Saba: Cose leggere e vaganti (1920), Il canzoniere 1900-1921 –con mucho el más importante– y Ammonizione ed altre poesie(1932). El primero tiró treinta y cinco ejemplares, del segundo quinientos y del tercero sólo se sabe que fueron muy pocos. Ahora esos libros, esas rarezas, como anota en el segundo apéndice del libro Nicoletta Trotta, se venden como objetos preciosos.

A Saba no le gustaba viajar. En París sólo estuvo brevemente dos veces: una, en 1931, dos semanas, y otra en 1938. “Durante la primera estancia en la capital francesa se dedica exclusivamente –como si fuera ayudante de su propia librería– a la búsqueda de volúmenes que adquirir, mientras el segundo viaje tiene motivaciones más complejas, porque su intención era sobre todo valorar la posibilidad de transferirse a París y abrir eventualmente una librería con el fin de distanciarse de Italia a partir de la promulgación de las leyes raciales”, escriben los Vinci. En ese 1938 el viaje “se revela pronto un sufrimiento interior”. En muy poco tiempo se daría cuenta que el racismo contra los judíos no era menor en Francia que en Italia. No estaba equivocado.

Resulta sorprendente cómo Saba, que dedicaba siete o más horas a la librería, con todo el desgaste físico y mental que eso significa, se haya dado tiempo para escribir una de las obras mayores de poesía en Italia del Novecento .

Libro delicioso, amable, La librería del poeta está escrito con leves pinceladas que nos dan un retrato de época: cómo eran entonces la ciudad, los políticos mussolinianos, los libreros, los habitués de la librería, amistades y colegas. Los Vinci no tratan de desentrañar la compleja personalidad de Saba, sino comprenderlo.

Compartir este post

Repost 0
Published by Carlos de Landa
Comenta este artículo

Comentarios

  • : ENCUENTROS EN EL SUBSUELO
  • ENCUENTROS EN EL SUBSUELO
  • : ≈FRAGMENTOS DE UNA HISTORIA DEL SIGLO XX≈
  • Contacto

Recherche

dr. Fritz Kahn

nahuali - View my 'dr. Frtiz Kahn' set on Flickriver

Archivos

arqueología del saber

may4 leer

 

 jinete.jpg  leer

 

 

fordi.jpg lieer

 

 weimar1p-copia-2.jpg lieer

 

LONDON-1914.jpg leer

 

arte900.jpg  leer