Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
16 octubre 2012 2 16 /10 /octubre /2012 17:37

Noel-Mailloux--Montreal---Edward-A.-Bott--Toront-copia-1.jpg

 

Para Piaget, solo por necesidades de análisis puede permitirse la distinción entre funciones motrices y funciones perceptivas. La percepción se halla, desde su inicio, influida por el movimiento, como el movimiento lo esta por la percepción. Es lo que Piaget había expresado anteriormente al hablar de los "esquemas" senso-motores, con el objeto de describir la asimilación a la vez perceptiva y motriz que caracteriza la conducta del lactante. Desde que sobrepasa el nivel de las zonas puramente hereditarias que son los reflejos, el lactante adquiere hábitos en función de la experiencia. Ya en su Nacimiento de la Inteligencia, Piaget buscaba un esquema explicativo que le sirviera para apreciar la continuidad que enlaza los hábitos más elementales con la inteligencia más evolucionada. Por ello, siguiendo a Claparéde,  distingue dos formas de inteligencia: una práctica (o "empírica") y otra reflexiva (o "sistemática"). En la primera la cuestión se presenta con el caracter de una simple necesidad, la hipótesis, de un tanteo senso-motor, y la verificación, de una pura sucesión de fracasos y éxitos. Es en la segunda forma, señala Piaget, donde la necesidad se refleja como problema, donde el tanteo se interioriza en búsquedas de hipótesis y donde la verificación anticipa la sanción de la experiencia por medio de una "conciencia de las relaciones", suficiente para desechar las hipótesis falsas y retener las buenas. Hay pues una notable continuidad funcional que vincula las estructuras sucesivas construidas por el niño, desde la formación de los hábitos elementales hasta los actos de invenciones espontáneas y repentinos que caracterizan las formas meas elementales de la inteligencia senso-motriz. El parentesco entre el hábito y la inteligencia resulta así manifiesto, ya que los dos proceden, aunque en distintos niveles, de la asimilación senso-motriz. 

En La Formación del Símbolo en el Niño, tercera parte de la trilogía antes mencionada, Piaget explicaba la génesis de la imitación y el juego en el mismo marco conceptual que los comprende como una manifestación de la inteligencia. El niño aprende a imitar, señala Piaget, y esta adquisición  plantea todos los problemas relativos a la construcción sensorio-motora y mental. La inteligencia sensorio-motora aparece como el desarrollo de una actividad asimiladora que tiende a incorporar los objetos exteriores a sus esquemas, acomodando éstos a aquéllos. En la medida en que se busca un equilibrio estable entre la asimilación y la acomodación, se puede hablar propiamente de adaptación inteligente. Pero, ¿en qué momento del desarrollo comienza la imitación? En el primer estadio se da una preparación refleja. No se puede hablar de imitación sino simplemente de desencadenamiento reflejo por un excitante externo. En el siguiente estadio, los esquemas reflejos comienzan a asimilar ciertos elementos exteriores y a ampliarse en función de una experiencia adquirida. Surge la imitación esporádica (como la introducción del pulgar en la boca). En cuanto a la imitación vocal naciente, Piaget afirma que la voz del otro excita la voz del niño, así se trate de llanto o de otros sonidos. El contagio es casi automático, dada sin duda la emoción  concomitante al gesto vocal. En el tercer estadio (a partir de la coordinación de la visión, la audicion y la prehensión) comienza la imitación sistemática de los sonidos pertenecientes a la fonación del niño y de los movimientos ejecutados por el adulto de manera visible para él.  En los siguientes dos estadios se da la imitación de los movimientos no visibles sobre el propio cuerpo. Aparece además una elaboración rápida de relaciones diferenciadas entre las cosas por oposición a las relaciones globales propias de las simples reacciones anteriores. Es hasta el sexto estadio que comienza la imitación representativa . El titubeo se interioriza y aparecen formas de imitación diferidas, es decir, que la primera reproducción del modelo ya no se hace en la presencia necesaria de éste. La imitación se independiza de la acción actual y el niño se hace capaz de imitar interiormente una serie de modelos dados como imágenes por esquemas de actos. Con ello, afirma Piaget, la imitación alcanza los comienzos del nivel de la representación. Continuará.

 

imagen: Jean Piaget, extrema derecha, acompañado por los psicólogos Noël Mailloux, Edward A. Bott, Herbert Langfeld y Henri Piéron en el 14 Congreso Internacional de Psicología, 1954.

Compartir este post

Repost 0
Published by Carlos de Landa
Comenta este artículo

Comentarios

  • : ENCUENTROS EN EL SUBSUELO
  • ENCUENTROS EN EL SUBSUELO
  • : ≈FRAGMENTOS DE UNA HISTORIA DEL SIGLO XX≈
  • Contacto

Recherche

dr. Fritz Kahn

nahuali - View my 'dr. Frtiz Kahn' set on Flickriver

Archivos

arqueología del saber

may4 leer

 

 jinete.jpg  leer

 

 

fordi.jpg lieer

 

 weimar1p-copia-2.jpg lieer

 

LONDON-1914.jpg leer

 

arte900.jpg  leer