Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
25 junio 2012 1 25 /06 /junio /2012 23:50

james_j_gibson.jpg

 

La historia de la psicología norteamericana puede pensarse antes y después de Edward Thorndike, pionero de la psicología del aprendizaje y de la inteligencia animal, fallecido en 1949. Las figuras centrales del conductismo, como Watson y Skinner, son herederos de sus enseñanzas y de su profundo conocimiento del comportamiento animal. Pero también lo son los actuales psicólogos conexionistas (Thorndike fue el creador de dicha corriente psicológica) y ecologistas. Estos últimos han continuado en la tradición de Thorndike de estudiar el comportamiento animal y humano en su entorno natural. Para la psicología ecologista, fundada por James J. Gibson, solo la mutualidad establencida entre el organismo y su entorno permite explicar fenómenos tan complejos como la percepción del movimiento, las cualidades de las superficies o la orientación espacial

Tomando en cuenta que actualmente se desarrolla en la ciudad de Madrid un encuentro internacional de psicología ecológica (lo cual demuestra que dicho enfoque no solo está vivo y actual sino que se ha internacionalizado y hoy es un ámbito científico, como el conexionismo, con su propio paradigma [la mutualidad O-M], objeto de estudio [la percepción] y una comunidad científica que lo sostiene), vale la pena, entonces, hacer un poco de arqueología del paradigma ecológico Pero ¿cómo empezó todo?

 

Gibson_Johansson.jpg

 

James J.Gibson (1904-1979) pertenece a la psicología después de Thorndike. Su primer libro, La Percepción del mundo visual, fue publicado en 1950 y es para muchos el mejor trabajo sobre percepción visual, junto a la Óptica Fisiológica de Helmholtz. El libro es un acercamiento comprensivo a la percepción de las superficies, las cosas y el movimiento a través del medio ambiente, con base en observaciones sobre maniobras de despegue y aterrizaje de pilotos aéreos (Gibson trabajó como psicólogo durante la Segunda Guerra Mundial, dirigiendo la Unidad de Investigación en el Programa de Psicología de Aviación de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, si bien su interés  por las maniobras de conducción es anterior incluso a la guerra).  

En realidad, Gibson comparte créditos con Roger Barker (discípulo de Kurt Lewin) como creadores del paradigma ecológico. La psicología de Barker es llamada, sin embargo, psicología ambiental, y, más recientemente, ha sido Harry Hef el encargado de realizar el trabajo de fundir ambas perspectivas en un único enfoque (véase su libro Ecological Psychology in Context) y en mostrar el legado intelectual de William james en dicha escuela.  Con todo, Gibson es sin duda el fundador y su obra póstuma: The Ecological Approach to Visual Perception (1979), es la obra canónica sobre el tema.

Como dice uno de sus críticos (el filósofo de la ciencia, Edward S. Reed), esta obra es fascinante en muchos sentidos. No es solamente una teoría de la percepción, es asimismo una teoría de cómo el mundo está hecho, es una metafísica y una epistemología. La obra comienza definiendo los distintos enfoques de la física y la psicología. A diferencia de la física, la psicología no estudia entidades como el espacio y el tiempo en general, sino su materialización en 'entornos', 'escalas', 'duraciones', 'permanencias', 'distribuciones', etc. Un medio ambiente consiste de entornos de animales. Mientras que en la física la mutualidad del organismo y su medio pasa desapercibida, en psicología es la responsable de fenómenos como la atención y la orientación, y por lo mismo del comportamiento en general. El libro de Gibson pone pues énfasis en los cambios, en los acontecimientos y secuencias de eventos, en los ciclos y frecuencias de tiempo, tales y como son percibidos en la escala animal-humana:

 

El medio ambiente normalmente  manifiesta algunas cosas que persisten y algunas que no, ciertos rasgos que son invariantes y otros que no. Un ambiente completamente invariante, sin cambio en todas sus partes y sin movimiento sería completamente rígido y obviamente dejaría de ser un medio ambiente. De hecho, no habría ni animales ni plantas. En el otro extremo, un medio ambiente que cambiase en todas sus partes y fuese totalmente variante, consistente solo de remolinos de nubes de materia, tampoco sería un medio ambiente. En ambos casos habría espacio, tiempo, materia y energía,pero no habría un hábitat.  


Compartir este post

Repost 0
Published by Carlos de Landa
Comenta este artículo

Comentarios

  • : ENCUENTROS EN EL SUBSUELO
  • ENCUENTROS EN EL SUBSUELO
  • : ≈FRAGMENTOS DE UNA HISTORIA DEL SIGLO XX≈
  • Contacto

Recherche

dr. Fritz Kahn

nahuali - View my 'dr. Frtiz Kahn' set on Flickriver

Archivos

arqueología del saber

may4 leer

 

 jinete.jpg  leer

 

 

fordi.jpg lieer

 

 weimar1p-copia-2.jpg lieer

 

LONDON-1914.jpg leer

 

arte900.jpg  leer