Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
4 febrero 2013 1 04 /02 /febrero /2013 19:14

tat1-j12a.jpg

 

Se cumplen cien años del nacimiento del movimiento constructivista ruso, surgido en Moscú hacia 1913, y sesenta años del fallecimiento de uno de sus creadores, Vladimir Tatlin. El año pasado el museo Tinguely, en Basel, Suiza, organizó una muestra de su obra, ampliada con reproducciones de los originales destruidos en la época de Stalin, como la famosa maqueta para el monumento a la internacional socialista (1919), obra canónica del constructivismo pero también origen de la fractura del movimiento en 1920.

Tatlin nació en Kharkov, Rusia, hijo de un ingeniero de ferrocarriles y una poeta. Hasta 1913 se dedicó a pintar y dibujar y fue entonces que comenzó a hacer sus famosos contrarrelieves, una forma artística creada después de visitar el taller de Pablo Picasso en París. Los contrarrelieves de Tatlin buscaban trasladar los planos bidimensionales del cubismo a la tercera dimensión, por medio del ensamblaje de planchas de metal, maderas y alambre. Esta forma de escultura no tradicional era en realidad una suerte de collage tridimensional con base en la idea de 'construcción de planos' heredada del cubismo sintético. Con estas construcciones creadas con objetos de la vida cotidiana Tatlin se liberó de la pintura y de la representación pictórica. Originalmente dichos contrarrelieves fueron creados no solo para ser vistos sino también para ser tocados.  

 

tat1-j12c.jpg

 

Tatlin comprendió que la revolución no solo imponía nuevas obligaciones y responsabilidades al arte, sino que el nuevo arte debía ser una parte esencial y necesaria del desarrollo revolucionario. "Ni lo nuevo, ni lo viejo, sino lo necesario", proclamaron los artistas del grupo Nuevas tendencias, en 1923, durante una exibición en la ciudad de Petrorgrado en la cual se oponían al rechazo de los logros de la cultura burguesa, así como a cualquier glorificación de todo lo que fuese 'moderno'.  

En 1919, Tatlin participó en el concurso para el monumento a la tercera internacional socialista en Moscú. La torre de Tatlin estaba concebida como una construcción de metal cuyos ejes correrían en paralelo al eje terrestre y tendría 400 metros de altura (más alta que la torre Eiffel). En su interior, de acuerdo al modelo, tres o cuatro espacios de cristal en forma de cubículos, piramides, cilindros y hemisférios estarían rotando a distintas velocidades. Dentro de estos espacios los diferentes órganos de la futura república mundial y socialista de los trabajadores realizarían sus conferencias y reuniones. Desde lo alto de la torre rayos de luz serían proyectados al firmamento y una estación de radio estaría transmitiendo su señal en todos los idiomas. Las rotaciones de los distintos elementos de esta estructura representarían literalmente a la "revolución".

 Con su torre, Tatlin buscó no solamente crear una edificación impresionante con un gran impacto estético y social, sino, al mismo tiempo, avanzar en un nuevo tipo de monumento: no ya uno dedicado a los muertos y al pasado, o cabezas esculpidas de grandes hombres, sino más bien un monumento que expresase las esperanzas en una nueva forma de vida y el gran momento histórico de la revolución. El primer nombre de la torre era: Monumento a la Revolución de Octubre de 1917. Sus críticos al interior del movimiento constructivista, como Naum Gabo, le reprocharon que "o se crean casas y puentes funcionales o se hace arte por el arte, pero no ambos"       

 

tat1-j12d.jpg

 

Durante los años veintes Tatlin se involucró en la búsqueda de nuevas dimensiones para el vuelo humano. En 1929/32 dio expresión a sus sueños de una sociedad colectivamente regulada con su visionaria máquina para volar Letatlin. Con su gran bagaje de misticismo, Tatlin consideró que el vuelo era una suerte de experiencia primordial perdida en el curso de la evolución, y deseaba reapropiarse de la misma para el hombre nuevo del socialismo. Letatlin era un diseño  de máquina voladora que desplegaba una sorpendente síntesis de de arte, tecnología y utopía -puede ser considerada como la culminación y el resultado final de la exploración de los alcances y límites de la escultura que el artista comenzó a diseñar desde tiempos del zar con sus contrarrelieves y que alcanzó la escala monumental con el modelo del monumento-torre a la Internacional socialista. La escultura voladora de Tatlin puede ser interpretada asimismo como una metáfora de la aceleración, un vehículo para expandir la imaginación, o un deus ex machina del modernismo.          

 

 

tat1-j12e.jpg

 

 

Compartir este post

Repost 0
Published by Carlos de Landa
Comenta este artículo

Comentarios

  • : ENCUENTROS EN EL SUBSUELO
  • ENCUENTROS EN EL SUBSUELO
  • : ≈FRAGMENTOS DE UNA HISTORIA DEL SIGLO XX≈
  • Contacto

Recherche

dr. Fritz Kahn

nahuali - View my 'dr. Frtiz Kahn' set on Flickriver

Archivos

arqueología del saber

may4 leer

 

 jinete.jpg  leer

 

 

fordi.jpg lieer

 

 weimar1p-copia-2.jpg lieer

 

LONDON-1914.jpg leer

 

arte900.jpg  leer